Día 2.

Peso: el mismo que hace dos días.

Fuerzas: a tope de power.

Ejercicio: está por llegar.

Motivo: “No bebas tanta agua que engorda”.

Los mitos en torno al agua siempre fueron muchos. Que si engorda, que si adelgaza, que si retienes líquidos, que si eliminas líquido… ¿En qué quedamos? No entiendo nada. ¿Se puede beber o hay que hacer voto de sequía? Una médico nutricionista me obligaba a beber dos vasos de agua antes de cada comida. Otro, en cambio, quería que midiera todo el líquido que bebía a lo largo del día. Límite: dos litros. Incluía, por supuesto, sopas, leche, zumos. Cualquier líquido debía ser medido. Todos sabemos que el agua es el mejor acompañante para una dieta o para la vida en general. Si no existiera, ¿qué haríamos? ¿Diríamos que la culpa de retener líquido es de los riñones? O es que tal vez son los riñones quienes convierten el agua en grasa… Modo ironía ON. You know. No se puede con tantos motivos para estar estresados frente a un simple vaso de agua. ¡Qué sed!

Anuncios

2 comentarios en “Día 2.

  1. Nunca jamás dejes de beber agua, la culpa de retener líquidos no es de los riñones y muchísimo menos convierten el agua en grasa(no son Jesucristo ;).
    Los riñones se encargan de regular el balance hídrico de nuestro cuerpo en función de nuestras necesidades. Lo de retener líquidos es una cuestión de ósmosis y diferencia de concentraciones.
    Si tu cuerpo necesita agua, la poca que bebas será retenida pero esto no te hará engordar.
    :B

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s