Bucles

loqueelvientosellevo

Encabezo este blog con la frase Chica XL habla de todo. Y eso es lo que estoy haciendo en este post. Voy a hablar de bucles en mi vida. El bucle de la comida, el bucle del amor, el bucle de la indecisión… Madre mía, ¿por qué a veces son tan difíciles las cosas? Yo no sé a vosotras pero a mí me pasa que cuando tengo bajón, tengo subidón, tengo dolor, tengo loquesea recurro, one more time, al bucle de la comida.

Sí. Ya sé que todos los psicólogos y nutricionistas de este país recomiendan lo contrario. “La comida no es la solución a nada”, “La estás utilizando como premio”, “El descontrol en la alimentación solo alimenta el descontrol mental”. Retales de frases que puedo coleccionar en mi cabeza cada vez que acudo a la nevera o al armario de las cosasprohibidasperotremendamentebuenas y, sin embargo, en ese preciso momento en que mi mano se posa sobre el alimento prohibido, por qué nunca me acuerdo de ellas y las enumero. POR QUÉ. Pues es fácil, porque la comida me llama y a veces el autocontrol que todo el mundo te pide, te manda a la mierda, te llama gilipollas y te entregas como una posesa al hecho de hola,necesitodarmeunalegrón. Y así vamos, de ese bucle en el que a la siguiente hora te quieres cagar en lo que sea y volver a la dieta, al redil de los alimentos, porque sí, a la larga, tú sabes que volver a controlar tu alimentación te beneficia. Te sientes mejor, más saludable, con más ánimo y sobre todo con más autoestima así que por qué vuelvo a lo otro. Sencillo: el bucle de la comida.

Comida, amor, sexo. La base de la vida. Así vamos. Después de casi un año quedando con mi empotrador favorito, he decidido poner punto final. Para qué iba a seguir una relación basada en el aquí te pillo aquí te mato. Sí, la verdad es que no puedo negar que durante un tiempo me ha molado mucho pero después digo paqué, si total, esto no va a ninguna parte y mejor apostar por otro amor equivocado mientras venga el acertado, ¿o no? Lo malo es que la carne es débil, la mía al menos, y como venga otra vez el señor empotrador y toque mi fibra sensible, eso que vulgarmente llamamos el calentón, tengo el peligro de caer one more time en el bucle del amor.

Así, que hoy martes 22 de septiembre, no pongo ni a Dios ni a nadie por testigo, pero prometo no volver a caer en ninguno de estos bucles. Fuerza de voluntad ven a mí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s