La puerta de atrás

Imagenes-de-amor-para-amantes-11

 

Una no es consciente de lo poderoso que puede ser su cuerpo hasta que no te abren la puerta de atrás. Una no es consciente del poder que puedes poseer sobre un hombre hasta que no abres la puerta de atrás. Todas y todos jugueteamos con los agujeros de delante (entiéndase vagina y boca) mientras practicamos sexo, pero no solemos hacerlo con el de atrás. Tememos que duela, que expulses líquidos o materias asquerosas, que no lo sepan hacer, que no lo sepas hacer… Pero si en Juego de Tronos se folla así, ¿por qué no hacerlo?

Amante 1 fue el que insistió. Siempre hay un primer hombre que pregunta eso de: ¿y a ti te gusta por todos lados? “No lo sé”, respondí. “Nunca he conseguido que me den por detrás”. Y él, que es muy mañoso, lo intentó y lo consiguió. Eso sí, sólo una vez porque las demás veces ni la puntita. Pero llegó Goloso y no se le resistió. En este triunfo creo que tiene que ver una serie de factores que voy a enumerar por si alguno o alguna quiere su pódium en el arte de abrir la puerta de atrás.

  1. El ojete no es el coño. Así de claro. No se abre como una almeja. Hay que trabajar un poco más para conseguir que se ponga a tono.
  2. La lengua siempre ayuda.Sí. Ese músculo de nuestra boca siempre está para lo bueno. Se encarga de hacernos saber que el chocolate es lo mejor que existe en el mundo pero también es el culpable de muchos de nuestros espasmos sexuales. Señores, úsenla siempre.
  3. Pregunta y calla. La comunicación entre la pareja de folladores es MUY importante. No te levantas con él, no comes con él, no te duchas con él pero follas como una leona con él pues habla con él. Una no puede abrir su puerta de atrás sin antes decirle cómo se puede conseguir. Hablar siempre ayuda a lograr cualquier objetivo y, por supuesto, en esta tarea también.
  4. Antes que nada la puntita. No metas tu rabo como un cohete. Siempre poco a poco. Lo vuelvo a repetir. El culo no es el toto. Las hay que eso dilata a no poder más, pero las hay que eso va poco a poco. Sé cuidadoso y comienza con lentitud a meter la puntita. Sólo si eso entra sin dificultad, procede y dale hasta el fondo.
  5. Disfruta y punto. Si se trata de sexo, sólo se trata de disfrutar. Así que si has conseguido todo lo anterior y tienes el falo de tu amante dentro, saborea, relame y no pienses en nada más. El sexo tiene ese poder, así que por qué no experimentarlo.
Anuncios

5 comentarios en “La puerta de atrás

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s