Así superé (sin morir ante una barra de pesas) mi segunda clase de body pump

Body-Pump

Mi primera clase de body pump la hice hace ocho años. Entonces vivía sola en Sevilla, trabajaba en un programa de televisión y pesaba veinte kilos más que ahora. Era la reportera ‘gordita’ de la tele, o al menos así fue como me describió la esteticista de una amiga mientras le daba tirones para eliminar los pelos de sus piernas. Yo no era consciente de mis dimensiones de ballenato pero aún así me afanaba cada día por limpiar mi conciencia de grasas en el gimnasio del barrio. A los JLO from the block. Al poco de empezar, hice una clase de body pump con un amigo. Sólo recuerdo muchas sentadillas, levantamiento de pesas al aire y sudores continuos. El esfuerzo provocó que estuviese dos días en la cama con ibuprofeno con unas agujetas tan dolorosas como un parto sin epidural.

Seguir leyendo “Así superé (sin morir ante una barra de pesas) mi segunda clase de body pump”

Meta 1. Correr

¿Quién no ha acabado el año escribiendo en un papel los objetivos a cumplir? Entre uvas y champán, metas por alcanzar. Así se podría llamar cualquier Nochevieja de mi vida. A estas alturas, con 36 años ya en la cartera, puedo decir que he cumplido algunas. Una de las que más orgullo y engorde de pavo me da es la de ser capaz de correr durante 25 minutos sin morir de un golpe de grasa. Señores, definitivamente soy superwoman.

Seguir leyendo “Meta 1. Correr”

Esclava de mi boca

healthy-food

Mi báscula marca cuatro kilos menos. Hace cuatro semanas que mi boca no manda en mi cuerpo. Estoy cansada de seguir sus instintos y sus caprichos. Me he dicho basta, ya vale de seguir por ese camino de descontrol y sin deriva. Entre manos tengo una dieta nueva alejada de los productos de serie, de la alimentación random, de los endrocrinos más interesados en tu dinero que en tu bienestar corporal. Me he hecho con un nuevo compañero de la alimentación que me ayuda a bajar de peso pero que sobre todo me enseña a comer bien.

Seguir leyendo “Esclava de mi boca”