El secreto para romper para siempre con tu novio de Tinder

En la vida normal, la de face to face, uno acaba con su pareja o quiere mandar a la mierda a un rollo y lo tiene fácil: se lo dice a la cara, se va, deja de verlo y punto. Sin embargo, el mundo 2.0 nos ha jodido la sensación de perderlo de vista. No quieres saber más de una persona, pero cuando menos te lo esperas te busca por una red social que tú tenías abandonada, te salta una sugerencia de amigos en Instagram o ves el like de una amiga de Facebook en una de sus fotos. Pesadilla 2.0. ¿Cuál es la solución?

Seguir leyendo “El secreto para romper para siempre con tu novio de Tinder”

20 horas sin WhatsApp

whatsapp-encryption-explained

Paso el día pendiente del móvil. Pi, pi. Nuevo mensaje de WhatsApp. Lo leo. Contesto. Pi, pi. Otra alerta. Ahora es un grupo. Vuelvo a leer, vuelvo a contestar. Sin saber cómo, esta app, que entró en mi vida hace ya seis años, se ha vuelto mi amiga más fiel. No me protesta, no chilla, me comunica con todos y está siempre ON. Pese a todo, no la soporto. Tanto la odio que el otro día la borré del móvil y viví las 20 horas más tranquilas y surrealistas de mi life. Señores, la tecnología nos ha creado nuevas necesidades sin darnos cuenta.

Seguir leyendo “20 horas sin WhatsApp”

Bron-Broen, frialdad y naturalidad

bron1bron2bron3

Amante 1 me aconsejó hace tiempo que viese Bron-Broen. La última vez que templamos juntos me lo volvió a decir: “Hamija, tienes que ver Bron. La sueca-danesa. No veas la americana porque no mola tanto”. Le hice caso. Consulté a mi camello de series y una semana después veía el primer capítulo mientras me zampaba un plato de espinacas y pescado a la plancha. Apetecible lo primero, lo segundo no tanto, perooooooo es lo que hay si quieres que el tamaño de tus posaderas varíe.

Seguir leyendo “Bron-Broen, frialdad y naturalidad”