La eterna comparación

Desde pequeña he aprendido a ponerme un escudo ante muchas frases impertinentes. Algunas me llegaban a sabiendas de que llegarían. El contexto, la situación en la que estabas, la gente que en ese momento te rodeaba… Cualquier pista me ponía en alerta de esperar la bomba a cara descubierta. “La gorda es la pequeña”. “La otra es más delgada, ésta es más grande”. Otros mazazos los recibía de imprevisto. Son los que hoy aún duelen.

Seguir leyendo “La eterna comparación”

El KitKat de la inseguridad

El baño (1989), Fernando Botero.
El baño (1989), Fernando Botero.

Lo normal en mí no es lo último que he escrito. Post llenos de sexo y valentía. A la menda, la fuerza se le va por la boca. O por la mente, también. A menudo, vuelo y vuelo y me veo a lo Marujita Díaz: moviendo los ojos sin parar en circular y riéndome de la vida. Nada más lejos de la realidad. Mi mente de gorda casi siempre me juega una mala pasada y tengo periodos de KitKat obligados porque me recluyo en mi interior más maltratador. En este empeño por derribarlo, apareció Tinder pero, como casi todo en la vida, no es oro todo lo que reluce.

Seguir leyendo “El KitKat de la inseguridad”