One more day

Peso: y sigue bajando.

Fuerzas: muchas.

Ejercicio: Recién llegada estoy de mover el kuku.

Motivo: Eres un paciente que en el futuro serás muy caro.

hospitalLos episodios con los médicos dan mucho de sí. Ellos no se callan ni una. No lo entiendo. Una va para contar una cosa y acaba metida en un sinfín de pruebas de gordas. Hace unos cuantos años, yo ya rondaba mi peso de ahora. En realidad, llevo manteniéndome muchos años en el PMA (Peso Máximo Autorizado). Sí, soy una chica estable en la comida. Pues eso, hace unos años me hice unos análisis y fue mi padre a recoger los resultados. La doctora fue directa: Dígale a su hija que venga que me gustaría hablar con ella. OH MY GOD!!! Se avecina bronca, pensé. Sí. Era así. Entré en la consulta y ya me lo dijo todo: Hay una unidad de nutrición en el Hospital Virgen Macarena. Nos han pedido dos pacientes por consulta para investigar y te voy a enviar a ti. Vale, fue mi única respuesta. Con las orejas gachas, sin levantar la vista, acepté. No podía hacer otra cosa. Durante una semana, me hicieron pruebas de todo: colesterol, tiroides, curva del azúcar, etc. Me atendió un médico y una enfermera. Ella me dictó la dieta y me animó a hacerla. Él, en cambio, me dijo todo lo cara que yo le saldría la seguridad social en un futuro. Los gordos sois enfermos en potencia para ocupar camas en un hospital el día de mañana. Y así, sin más… Él hizo su trabajo y yo me fui con la conciencia cargada de números irreales para una sanidad que hoy se cae a pedazo no por culpa de los enfermos sino del Gobierno que la gestiona.