¿Vestidos para ir a una boda?

Este fin de semana ha estado conmigo una amiga muy viajera, autora del blog La mochila de mamá. Ella se casa en octubre. Sí. Ama a su hombre y lo quiere junto a ella toda la vida. Mientras nos comíamos un arroz brut en Es Cruce, sus amigas y yo hablábamos de los vestidos para ir a una boda. Que si son caros, que si son feos, que si después no te los pones, que si son para un sólo día, que dónde los compras… Me sorprendió que yo que calzo el doble o triple de talla que ellas tuviese más idea de dónde comprar este tipo de vestimenta aunque después reflexionando no creo que viniera por mi experiencia en tiendas españolas sino todo lo contrario por mi búsqueda en tiendas extranjeras. Ay amigas, lo que ha hecho por nosotras, las XL, Reino Unido. God save the Queen y a todo Reino Unido entero. Amo su tallaje, sus modelos, su todo, sus asos, sus dorothy perkins, su oxford street en Londres, todo, todo todo…

Reina Isabel II de Inglaterra. La 'puta' ama
Reina Isabel II de Inglaterra. La ‘puta’ ama

Pechos grandes, bikinis caros

bikini-para-pecho-grande

Soy pechugona. Vamos, de toda la vida. De hecho, casi siempre se lo cuento a mis amigos: no me recuerdo sin tetas voluptuosas. En esto tiene que ver que fui una niña-mujer a edad muy temprana, mi cuerpo desarrolló de manera desorbitada y perdí pronto la visión de mi ombligo gracias a las dos tetas como dos carretas que me crecieron estando aún en el colegio.

Desde entonces, todos los veranos llegaba el terrible momento de encontrar un bikini que me sujetara el pechamen sin que me destrozara el cuello. ¿Por qué las firmas se empeñan en hacen bikinis al cuello para pechos grandes? ¿Qué cervicales aguantan sin dolor una talla mayor a la 100? No lo entiendo. Aparte de esto, estaba el precio. Cuando tus amigas se compraban bikinis a tutiplén por 20 euros en tiendas a las que no asomabas el hocico, tú te tenías que conformar sólo con uno que normalmente sobrepasaba los 100 euros.

Mierda de firmas españolas. Como siempre, tuve y he tenido que lanzarme a la compra en el extranjero para vestir mi lindo cuerpo. Es verdad, que esto está cambiando y ha cambiado ya. Con la llegada de HyM y Violeta by Mango, que este verano lanza su primera colección de bañadores y bikinis, los precios han bajado y las posibilidades se han ampliado. Pero hasta este momento, yo siempre he sido muy de tomarle las medidas a las inglesas. Ellas, que también son mujeronas, y sus firmas de moda lo saben, tienen un tallaje amplio y además su ropa de baño es bastante buena. Sólo os pongo un ejemplo por si os puede servir de ayuda pero Marks&Spencer y Bravissimo han hecho que mis cervicales dejen de sufrir y que mi barriga se tueste tranquila sin tener un bikini rollo pieza de oro por su precio.